Videojuegos

Euro Truck Simulator 2: Japón en la carretera

Son las tres de la madrugada y hace un frío de mil demonios. Cuando respiras por la boca sale una nube de vapor cálido, con lo que te entretienes en mitad de una solitaria área de descanso. Te frotas las manos, las aprietas y soplas en ellas. Hay unos niños holandeses que necesitan sus juguetes para el día de Navidad y están todos en la parte de atrás de tu camión (los juguetes, no los niños). Podrías quedártelos, revenderlos o retrasarte lo justo como para que lleguen el día después, pero tu amor por tu profesión te lo impide y empiezas otra jornada de trabajo.

Cuando llevas un par de horas jugando a Euro Truck Simulator 2, enseguida te das cuenta de que lo que menos importa son los niños y sus regalos. Es un juego hecho para relajarte, para que vayas a tu propio ritmo y sigas las posibilidades que más te interesan. Todo está diseñado para que sea una experiencia que puedas disfrutar con la calma. Los paisajes son una maravilla, adelantar a otros camiones es un pequeño subidón y ver cómo tu negocio crece con tu trabajo es de lo más satisfactorio que hay. El juego te cuida y lima todas las asperezas que te puedas encontrar: ¿te cansa controlar la velocidad para evitar que te multen con cada cambio de límite? No te preocupes, activa el control de crucero y disfruta del paisaje sin frenar cada dos por tres. ¿Que ves que vas con apuros de dinero para tu empresa? No te preocupes, el banco coge una pala y vuelca billetes en ese camión como si fuera una subsidiaria de Tesla. ¡Hasta puedes reclinar tu sillón como más te guste! A mí esto me pareció particularmente maravilloso.

Aun así, creo que lo que te acaba ganando es la comunidad que se ha generado en torno a los mods: puedes cambiar casi cualquier componente del juego a tu gusto y a los propios desarrolladores les parece perfecto. Si quieres añadir empresas reales, gasolineras, modelos de camión, coche, cualquier vehículo, cambios de día adaptados al mundo real, modo multijugador en el que cada camión lo conduce una persona a la que le puedes pitar como saludo, etc, etc, etc… sírvete, porque hasta hay opciones para implementar una economía real en el juego, con sus divisas propias y todo. 

También es un método perfecto para mejorar tu japonés

Me explico.

Como buen vehículo funcional de cuatro ruedas, tu camión lleva incorporada una radio configurable. Hay dos opciones entre las que elegir: puedes cargar canciones desde tu ordenador (aunque quien dice canciones, dice cualquier archivo reproducible: podcasts, ASMR, etc.) y puedes escuchar cadenas de radio reales. Es una especie de Radio.Garden con bastantes menos opciones, pero la idea es la misma: tienes una lista de estaciones de varios países y puedes sintonizarlas según se te antoje a tiempo real. No solo eso: si las cadenas que hay en el juego te parecen pocas, puedes añadir las tuyas con solo editar un archivo en Notepad. Hay quien añade la Cadena Ser y hay quien añade 100 estaciones rusas, pero hoy vamos a hablar de la radio japonesa. 

¿Qué distingue a Euro Truck Simulator 2 de cualquier otro juego con radio configurable?

El menú configurable de radios de ETS2 permite seleccionar tu cadena favorita en cuestión de segundos.

Estamos ante un simulador simple como el mecanismo de un chupete: tienes un camión (tuyo o prestado), una empresa te contrata para llevar materiales del punto A al punto B y a pisar pedal. Subes de nivel, puedes llevar más tipos de mercancía a más destinos (y distancias más lejanas), pero la idea es la misma siempre. El juego es, al final, lo que quieres que sea: por poder, puedes «pasarte» el juego cuando hayas explorado todo el mapa, cuando hayas montado una multinacional en todas las ciudades del mapa base o cuando hayas completado el juego al 100 % con todas sus expansiones. La cuestión es que, cuando inicias el juego, puedes seleccionar a tu personaje, tu encargo y a echarle el tiempo que quieras o puedas.

En este juego, la radio funciona de forma sencilla: puedes elegir lo que quieres escuchar desde el menú o pulsando la tecla [R] y te saldrá una lista de cadenas disponibles. Le das a reproducir a cualquiera de ellas y ya tienes una banda sonora a tiempo real durante todo el trayecto, como si estuvieras conduciendo de verdad en el país de turno. Como las mecánicas son tan sencillas, en la práctica estás pasando el tiempo escuchando la radio mientras tienes las manos ocupadas y sin distracciones. Comienzas a intentar oír los programas en vez de escucharlos de fondo e intentas buscarle el sentido a lo que estás oyendo («¿Esto es un anuncio? ¿Un programa de música? ¿Las noticias, o la predicción del tiempo?»). Si antes hubieras dejado de escuchar a los diez minutos, ahora igual aguantas treinta, que es lo que dura el trayecto. Cuando llegas al destino, quizá las propias ganas de jugar te motivan a hacer otro pedido más, y ya oyes otra media hora. 

¿Cómo se puede aprender japonés escuchando cadenas de radio?

A diferencia de medios como la NHK, iniciativas como la JCBA (Japan Community Broadcast Association) permiten escuchar la radio online en todo el mundo.

Es un método bastante equilibrado y recomendable para cuando acabas el día, o para cuando prefieres algo más ligero sin dejar de repasar. Lo bueno de elegir entre cadenas es que se adapta a lo que más te llama en ese momento: igual no estás para algo tan sesudo como las noticias y prefieres escuchar música y ya, o te animas a intentar seguir un programa de entrevistas a ver si reconoces algo. Hablamos, pues, de una forma de estudiar que se adapta a tu nivel, tus ganas y tus metas con tan solo un par de ajustes de configuración.   

Por otra parte, es una forma de conocer más el país a través de lo que consumen sus propios ciudadanos. Muchas cadenas tratan principalmente los temas locales, como eventos, clima, personas relevantes y demás, lo que se agradece bastante cuando buscas aprender más sobre otras zonas que no sean Kanto o Kansai. Es una forma de estudiar, también, acentos y expresiones cotidianas, jerga local, dicción y cadencia. Saber cómo habla la gente de verdad es una de las materias más importantes a la hora de aprender un idioma (y, si has llegado hasta aquí, probablemente creas que el japonés no debe estudiarse como una lengua muerta). 

A mí, por ejemplo, me encanta jugar por la noche y que en Japón ya sea por la mañana, porque comentan con bastante entusiasmo y de vez en cuando se dirigen a los conductores que van a trabajar. Les informan del estado de las carreteras y les repiten varias veces que «conduzcan con cuidado» (安全運転). Este tipo de detalles son los que contribuyen a que sea una forma de escuchar la radio un tanto especial. Si queréis trastear con radios y no sabéis por dónde empezar, aquí os dejo una guía con varias cadenas útiles. 

¿Cómo puedo disfrutar de una experiencia aún más japonesa?

Antes comentaba la gran cantidad de posibilidades que aporta la comunidad para mejorar este juego, pero es algo que tiene que ver uno mismo para acabar de entenderlo. Hay pequeños detalles para ajustar el juego base, como poner el volante en el lado derecho del camión, añadir un mod para que el sistema de navegación por voz te hable en japonés, o un mod para que los nombres de las ciudades del mapa te salgan en katakana. Todo esto, que de por sí está bastante bien, palidece ante lo que se conoce como Project Japan.

    Tráiler de la versión más reciente de este mod (0.31).

Project Japan se trata de un proyecto muy ambicioso que empezó allá por 2017 en los foros de SCS Software, los desarolladores del juego. Como indica el autor del hilo original, su objetivo es recrear y hacer jugable todo el mapa de Japón a escala 1:19 para el disfrute general. La razón para esto es muy sencilla: SCS Software ha publicado un juego para recorrer Europa y otro para recorrer Estados Unidos (American Truck Simulator), pero no hay nada del estilo anunciado para el continente asiático. La comunidad se ha puesto manos a la obra y a día de hoy el proyecto cuenta con 11 ciudades recreadas (Kanazawa, Toyama, Takayama, Hirayu, Kamioka, Shikoku-Chuō, Saijō, Imabari, Matsuyama, Seiyo e Ikata), decenas de creadores trabajando en ello (muchos de ellos, japoneses) y más de 4000 seguidores en Twitter que siguen todas las novedades del proyecto, incluyendo los propios desarrolladores del juego original. A las imágenes me remito para que veáis lo logrado que está el mod (¡y aún hablamos de una versión 0.3!).

Capturas extraídas de la cuenta oficial de Project Japan.

En definitiva, esto no deja de ser una forma de tantas que hay para estudiar un idioma. La cuestión es que algo tan sencillo como coger un camión y conducirlo puede ser algo relajante, educativo y con una comunidad detrás haciendo un hueco del mundo de los videojuegos un poco más habitable. Hay días en los que estudiar este idioma nos va de maravilla y otros en los que se nos hace cuesta arriba, así que nos viene de perlas un poco de control de crucero para sacarlo adelante.

¡Comparte!